INTERNACIONAL
Domingo, 12 de Septiembre de 2021 | Hace 1 semana

PERÚ. MURIÓ EL “PRESIDENTE GONZALO”

A los 86 años murió en la cárcel el terrorista y genocida Abimael Guzmán Reinoso que provocó 69.000 muertos, 600.000 muertos y pérdidas por 26.000 millones de dólares en el Perú durante la década de los años ochenta y comienzos de los noventa.

 

CONTENIDO

Abimael Guzmán Reinoso, denominado por sus seguidores como “Presidente Gonzalo” era el Secretario General del maoísta Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso “Pensamiento Gonzalo”, también considerado “la cuarta espada del comunismo después de Karl Marx, Vladimir Ilich Lenin y Mao Tsé Tung”, murió el sábado 11 de septiembre.

Abimael Guzmán estaba preso desde hacia 29 años, en el Centro de Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao, a orillas del Pacífico, cumpliendo un condena a cadena perpetua por sus aberrantes crímenes.

EL PERSONAJE

Manuel Rubén Abimael Guzmán Reinoso nació en Mollendo, la ciudad porteña de la provincia de Islay, en la región peruana de Arequipa el 3 de diciembre de 1934. Era hijo de Abimael Guzmán Silva, un contador padre de diez hijos con diferentes mujeres. Guzmán Silva no estaba casado con Berenice Reinoso Cervantes madre de Abimael.

Abimael vivió con la familia de su madre entre 1939 y 1946. Más tarde fue a vivir con su padre y su esposa Lorquera Gómez de Guzmán, primero en el Callao y después en la ciudad de Arequipa donde cursó sus estudios secundarios en el Colegio La Salle. En 1953, a los diecinueve años ingresó a la Universidad Nacional de San Agustín, en Arequipa, donde completó los bachilleratos en Derecho y Filosofía. Sus tesis de grado fueron “El Estado democrático burgués” y “Acerca de la teoría del espacio en Kant”.

Concluidos sus estudios, en 1962, fue contratado como profesor de filosofía en la Universidad San Cristóbal de Huamanga, en Ayacucho, en el centro de los Andes peruanos. El rector de la Universidad era en ese entonces Efraín Morote Best, un antropólogo de gran influencia en el PCP-Sendero Luminoso.

Años más tarde, Abimael Guzmán se convertiría en jefe de personal de esa Universidad y desde ese cargo reclutaría como profesores a jóvenes graduados comunistas.

Influenciado por las ideas del fundador del Partido Comunista del Perú, José Carlos Mariátegui, en su libro “7 ensayos de interpretación de la realidad peruana”, Abimael comenzó a estudiar quechua, la lengua hablada por la población andina.

En 1965, con treinta años, Abimael visitó por primera vez la República Popular China en plena Revolución Cultural. Esta experiencia lo convirtió en un decidido partidario del maoísmo y en un admirador de los métodos del dictador camboyano Pol Pot.

Durante la década de 1960, la puja entre Moscú y Beijín llevaría a la fragmentación del Partido Comunista Peruano. Abimael Guzmán se separó con una fracción maoísta que creó el Partido Comunista Peruano – Sendero Luminoso, tomando la denominación de una famosa frase de Mariátegui: “el marxismo leninismo es el sendero luminoso del futuro”.

El PCP-Sendero Luminoso, bajo la directiva de Abimael convertido en “Presidente Gonzalo”, comenzó a preparar a sus cuadros para desarrollar la guerra popular prolongada del campo hacia las ciudades. Abimael publicó sus ideas en el libro “Guerra popular en el Perú. El pensamiento Gonzalo.”

Para cumplir con el mandato de Mao Tsé Tung de que los revolucionarios debían moverse entre el pueblo como el pez en el agua, los miembros de Sendero Luminoso comenzaron a establecer sólidos vínculos con el campesinado de Ayacucho en muchos casos casándose con mujeres de la región.

Para darse a conocer al pueblo peruano, el 17 de mayo de 1980, el PCP-Sendero Luminoso quemó urnas en el poblado andino de Chuschi, en Ayacucho, en vísperas de la elección que puso fina a doce años de dictadura militar y llevó al arquitecto Fernando Belaúnde Terry a la presidencia.

Luego ahorcaron perros de las luminarias callejeras de la ciudad de Lima con una macabra leyenda: “Así mueren los traidores como Teng Tsiao Ping”, en referencia al líder chino que condujo a partir de 1978 el fin de la Revolución Cultural. Una referencia difícil de interpretar para los peruanos.

A partir de ese momento, el PCP-Sendero Luminoso comenzó una campaña de atentados explosivos y ataques a personal militar y policial e incluso civiles que ensangrentó el país.

Sendero Luminoso también ataco a otros grupos guerrilleros que practicaban la lucha armada como el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA). También asesinaban a trabajadores que no acataban las huelgas organizadas por el grupo y a campesinos que colaboraban de diversa manera con el Gobierno peruano, brindando información o votando en los comicios.

La Comisión de la Verdad y Reconciliación estimó que la “guerra sucia” contra el terrorismo en el Perú, entre 1980 y el 2000, costó la vida de más de 77.000 personas, de las cuales el 54% de los asesinados perecieron a manos de Sendero Luminoso, un 1% por parte del MRTA y 45% por parte de excesos cometidos por las Fuerzas Armadas y Policiales o las ondas campesinas armadas.

Finalmente, el 12 de septiembre de 1992, el Grupo Especial de Inteligencia de la Dirección contra el Terrorismo (DIRCOTE), comandado por el general Antonio Ketín Vidal, llevó a cabo la “Operación Victoria”, irrumpiendo en una casa de Surquillo, un barrio de clase media de Lima, capturando a Abimael Guzmán Reinoso, a su esposa Elena Iparraguirre “Camarada Miriam” y a dos mujeres más Laura Zambrano Padilla, encargada de las finanzas del PCP-Sendero Luminoso (especialmente de los pagos cobrados a los grupos de narcotraficantes por protección), María Pantoja y la bailarina perteneciente a una familia adinerada Maritza Garrido Lecca y su pareja.

El presidente Alberto Fujimori celebró la detención como un gran logro de su gobierno y presentó a Abimael Guzmán en una jaula y vistiendo un atuendo a rayas negras y blancas dentro de una jaula. El “Presidente Gonzalo” contribuyó al espectáculo profiriendo exaltado gritos en favor de su partido.

Después de diversos juicios Abimael Guzmán Reinoso, Elena Iparraguirre, Efraín Morote Best y otros diez senderistas fueron condenados a cadena perpetua.

Un remante del PCP-Sendero Luminoso tomó el nombre de Militarizado Partido Comunista del Perú y opera dentro del selvático valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem). Se trata de la mayor cuenca cocalera del Perú, un país que es el segundo productor mundial de hojas de coca, poblada por comunidades de no más de cincuenta campesinos.  Su líder es Víctor Quispe Palomino, alias “Camarada José”.

La muerte de Abimael Guzmán Reinoso no podría ser más oportuna para el presidente Pedro Castillo a quien la oposición acusa de ser simpatizante de Sendero Luminoso. Al morir el presidente Castillo evita las presiones de un sector de sus partidarios para la liberación del líder histórico de la insurgencia peruana.

Como única referencia a la muerte de Abimael Guzmán, el presidente Pedro Castillo, a través de sus redes sociales ratificó la “posición de firme condena al terrorismo”. Muy pobre enunciado para una muerte que cierra una etapa de horror para el pueblo peruano.   

Autor: Adalberto Agozino

Dejanos tus comentarios