INTERNACIONAL
Lunes, 4 de Febrero de 2019 | Hace 2 semanas

ELECCIONES EN NIGERIA

Nigeria, la primera potencia petrolera de África y el país más poblado del continente con doscientos millones de habitantes, llevará a cabo elecciones, el próximo 16 de febrero, en donde competirán 73 candidatos a la presidencia.

LA SITUACIÓN DEL PAÍS

La República Federal de Nigeria es un importante país africano situado en la región del África Occidental, en la zona del Golfo de Guinea. No sólo es el primer productor de petróleo del continente y el Nº 15 en el mundo, si no que su PBI (1.166.000 millones de dólares en 2016) supera ampliamente al de Sudáfrica (739.100 millones). Duramente castigado por la violencia, la desigualdad y la corrupción, Nigeria, el país más poblado del continente africano, ocupa el puesto 153 entre los 186 países que integran el Índice de Desarrollo Humano del PNUD. Aunque su PBI per cápita es de 6.351 dólares, el 60% de sus 188.462.640 millones de habitantes deben ajustar su subsistencia a ingresos de menos de dos dólares diarios.

Nigeria posee una de las poblaciones jóvenes más grandes del mundo, con al menos la mitad de sus habitantes por debajo de los 30 años y con una tasa de fecundidad de 5,3 hijos por mujer. Este hecho podría ser un activo considerable para el país, pero las pésimas condiciones socioeconómicas (falta de capacitación laboral, subempleo y desocupación estructural), según la Oficina Nacional de Estadísticas, afectan al 40% de la población activa

Además, la ausencia de un red se seguridad social está impulsando a muchos jóvenes a tomar decisiones equivocadas, como la de incorporarse a las redes criminales, adherir al terrorismo yihadista, consumir drogas duras o tomar la arriesgada decisión de emprender peligrosos viajes migratorios a través de regiones inhóspitas y por las mortíferas aguas del Mediterráneo rumbo a Europa.

EL DRAMA DE LA CORRUPCIÓN

Los mayores problemas que enfrenta Nigeria son la corrupción y la violencia. En el Índice de Percepción de Corrupción 2018, elaborado por la Organización para Trasparencia Internacional, el país, en 2018, se ubicó en la posición 144 entre los 180 estados evaluados.

La mitad de los flujos financieros ilícitos de África provienen del sector del petróleo, el gas y los minerales de Nigeria.

Un gran número de trabajadores nigerianos son víctimas del robo de salarios, en particular los que se desempeñan en la administración pública de alguno de los 36 estados federales de Nigeria. Por ejemplo, a los empleados del sector público del estado de Kogi, en el centro – norte del país, en noviembre de 2018, se le adeudaban los salarios de siete meses.

Los corruptos no son únicamente “los ogas”, los grandes hombres situados en lo alto de la pirámide del poder. En Nigeria se ha instalado un sistema de corrupción endémica. Desde los controles policiales hasta los cruces fronterizos, como Seme, en la frontera con Benín, el soborno es una práctica común. Las principales víctimas son pobladores pobres, especialmente las mujeres comerciantes del sector informal, que son frecuentemente acosadas, maltratadas y abusadas con la extorsión como último propósito.

LA VIOLENCIA

En 2015, según un informe elaborado por el Peace Reserch Institute Oslo y el Uppsala Conflict Data Program, el 23% de las muertes provocadas por ataques terroristas del mundo (aproximadamente una de cada cuatro víctimas) se produjo en Nigeria.

El principal responsable de esas muertes es el grupo yihadista Jama´Atu Ahlis Sunna Wal-jihad Lidda´Awati, que podría traducirse como “personas comprometidas con la propagación de las enseñanzas y la yihad del Profeta”, pero a quien todos incluso las autoridades de la ONU- identifican por la sigla de Boko Haram.

Este grupo salafista se fundó en 2002, en la localidad de Maidunguri, en el Estado nigeriano de Borno. Su fundador fue Ustaz Mohammed Yusuf, militante y líder de este hasta 2009.  Comenzó reuniendo a un par de centenares de universitarios y personas de religión musulmana que rompieron formalmente con la clase alta y media en la zona norte de Nigeria. En el año 2004 al inicio de las acciones armadas su sede fue trasladada a Kanamma, en el Estado de Yobe, donde se constituyó una central operativa denominada “Afganistán”.

En julio de 2009, tras la muerte de Mohamed Yussuf, histórico líder de Boko Haram y unos ochocientos de sus seguidores a manos del ejército nigeriano, su mano derecha Abubakar Shekau se hizo cargo del liderazgo del grupo salafista.

La noche del 14 al 15 de abril de 2014, terroristas del grupo Boko Haram se apoderaron de un instituto educativo en Chibok donde secuestraron a 223 jóvenes estudiantes trasladándolas hacia la frontera con Camerún. El hecho conmocionó al mundo y despertó la solidaridad internacional. En los meses siguientes se recuperaron a aproximadamente 150 de las niñas secuestradas.

En agosto de 2016, surgió un conflicto interno y un grupo encabezado por Abu Musab al Barnawi -seudónimo que supuestamente oculta a un hijo del asesinado fundador de Boko Haram, Mohammed Yusuf- con el apoyo del Estado Islámico -o ISIS según la sigla en inglés o DAESH como se lo conoce en el mundo islámico- anunció que un grupo de Boko Haram se desvinculaba del emir Abubakar Shekau y pasaba a denominarse “Provincia de África Occidental del Estado Islámico”.

Más allá de sus posibles diferencias y rivalidades personales y tribales, estos grupos son islamistas salafistas que practican la yihad o guerra santa y demandan la aplicación de las leyes islámicas “Al ?ari´a” -Sharía-.

Además de la proliferación de grupos islamistas salafista yihadistas en los estados del noreste del país: Borno, Yobe y Adamawa.

En el sur del territorio nigeriano, allí donde se realiza la explotación petrolera en el Delta del río Níger, operan múltiples milicias tribales que practican la guerra de guerrillas y han llevado a la militarización total de la región.

Estas milicias reclutan sus miembros entre los pueblos ogoni e ijaw, los más afectados por la depredación medioambiental de las empresas petroleras multinacionales; y demandan una más equitativa distribución de la renta petrolera.

Estos grupos prosperan en base a la extorsión a las mismas empresas extranjeras que combaten. La más grande e importante de estas milicias es el Movimiento para la Emancipación del Delta del Níger -MEND- fundado por Godswill Tamuno y Jomo Gbomo, en diciembre de 2005.

En el cinturón medio del país, la violencia se produce por conflictos étnicos entre los pueblos de pastores y agricultores.

Además, el empleo de la violencia letal es sumamente frecuente en situaciones de conflicto civil, tales como los robos a mano armada y los asesinatos extrajudiciales originados por conflictos comerciales o disputas sociales. La tasa de homicidios es de 9,85 cada 100.000 habitantes. En 2015, se registraron 17.843 asesinatos en todo el país, aunque probablemente esta cifra sea sustancialmente mayor, por la existencia de muertes no denunciadas y cadáveres no encontrados por las autoridades, especialmente en la zona rural.

LAS ELECCIONES 2019

Nigeria debe elegir el 16 de febrero a su presidente y a los miembros de las dos cámaras del Parlamento Federal y el 2 de marzo a los gobernadores y a las asambleas de la mayoría de los 36 estados integrantes.

El fraude electoral es habitual en las elecciones nigerianas. Para contrarrestarlo, la legislación electoral exige que los votantes sean verificados biométricamente antes de sufragar, un cambio importante respecto del pasado cuando con solo llenar un formulario se permitía votar a electores no correctamente identificados. Aunque subsisten las tradiciones prácticas de compras de votos, fraude en el recuento de votos y el desbaratar las elecciones en bastiones de oposición, lo que conduce a frecuentes impugnaciones y denuncias de los candidatos derrotados.

La justicia electoral nigeriana ha inscripto a 73 candidatos presidenciales. Aunque la legislación vigente favorece a los dos grandes partidos: el oficialista All Progressives Congress y el opositor Partido Democrático del Pueblo, porque exige al vencedor que obtenga al menos un 25% de los votos, en 24 de los 36 estados.

Entre los candidatos solo cinco postulantes tiene posibilidades el favorito es el actual presidente general Muhammadu Buhari, de 76, años, candidato por el partido Congreso de Todos los Progresistas, y el opositor, abogado, empresario y político Atiku Abubakar, de 72 años, del histórico Partido Democrático Popular, el principal retador.

El periodista español José Naranjo, un experto en política africana, ha sentenciado sobre las elecciones nigerianas: “Buhari tiene el poder, pero Abubakar tiene el dinero.”

CANDIDATOS Y PARTIDOS

El presidente Muhammadu Buhari, nació en Katsina, el 17 de diciembre de 1942 fue el séptimo presidente de Nigeria y el primero del régimen militar que siguió a la llamada “Segunda República” de este país. Ocupó el cargo desde el 31 de diciembre de 1983, año en que se produjo el golpe de Estado, hasta el 27 de agosto de 1985, cuando otro golpe militar lo reemplazó por el también general Ibrahim Babangida.

Intentó retornar a la presidencia infructuosamente en las elecciones presidenciales de 2003, 2007 y 2011.

Finalmente, en las elecciones celebradas el 28 de marzo de 2015, obtuvo la mayoría absoluta al conseguir el 53,23% de los votos y se convirtió en presidente del país, sucediendo a Goodluck Jonathan. Su triunfo en la elección estableció el precedente, inédito en la historia nigeriana, de que un opositor derrotó a un presidente en funciones. Asumió el cargo el 29 de mayo de 2015.

Actualmente, existen sería dudas sobre el estado de salud de Buhari, al punto tal que el presidente debió presentarse en la televisión para aclarar que no era un “clon” de si mismo. Su frase “Soy el verdadero yo, se los aseguro”, se hizo inmediatamente viral provocando risas y burlas. Esa fue su espontánea respuesta a la versión de que había sido reemplazado por un doble sudanés llamado Jubril.

Lo cierto es que Buhari, en sus cuatro años de gobierno realizó más de diez viajes al Reino Unido para recibir tratamiento médico para una enfermedad nunca identificada oficialmente. Su enfermedad lo obligó a pasar 170 días en Londres con licencia médica oficial desde que asumió la presidencia en 2015.

Nadie sabe cuánto tiempo su salud le permitirá seguir gobernando si elegido para un nuevo mandato de cuatro años que concluirá cuando Buhari tenga ochenta años.

El All Progressives Congress (APC) se formó el 6 de febrero de 2013, a partir de una alianza entre tres partidos el Congreso de Acción de Nigeria, el Congreso para el Cambio Progresivo, el Partido de los Pueblos de Toda Nigeria y una facción de la Gran Alianza de Todos los Progresistas, que se unieron para competir con el entonces oficialista Partido Democrático Popular. El 13 de diciembre de 2014, el APC fue admitido como miembro consultivo en la Internacional Socialista.

En general se considera que el APC es un partido político de centroizquierda que favorece las políticas económicas de regulación o intervención estatal en el mercado. Un número sustancial de sus líderes políticos adhieren a la filosofía socialdemócrata de Obafemi Awolowo y a los puntos de vista socialistas y anticapitalistas de Aminu Kano.

El mayor apoyo electoral del APC se encuentra en el suroeste y el norte de Nigeria, que están dominados por los grupos étnicos más numerosos del país, los yoruba y los hausa-fulani.

El opositor con mayores posibilidades, el abogado y exvicepresidente Atiku Abubaker, es el candidato del más importante partido político de Nigeria, el Partido Democrático Popular, que se impuso en todas las elecciones presidenciales entre 1999 y 2011 y que actualmente controla 14 de los 36 estados del país.

El Partido Democrático Popular propone la aplicación de políticas neoliberales de libre mercado en economía y posiciones conservadoras sobre ciertos temas sociales, como la oposición a las relaciones entre personas del mismo sexo por razones morales y religiosas.

Atiku Abubaker, nació el 25 de noviembre de 1946, es el único hijo de un comerciante y agricultor fulani, Garba Abubakar y su segunda esposa, Aisha Kande, en la aldea de Jada en el estado de Adamawa. Se recibió de abogado en la Universidad Ahmadu Bello en 1969, e inmediatamente fue contratado por el Servicio de Aduanas de Nigeria, donde permaneció como funcionario por veinte años, alcanzando la posición de Director Adjunto.

Es musulmán y polígamo, tiene cuatro esposas, 28 hijos y más de un centenar de nietos.

Es un empresario acaudalado Se inició comercialmente, en 1974, comprando una casa con un préstamo bancario para construir una casa en Yola, que puso en alquiler. El crecimiento económico más importante de Abubakar se produjo cuando era un oficial de aduanas en los puertos de Apapa. Gabrielle Volpi, un empresario italiano que operaba en Nigeria, le propuso establecer una empresa que denominó “Nigeria Container Services” (NICOTES), una firma de logística que comenzó a operar dentro de los puertos.

NICOTES continuó brindando inmensas ganancias a Abubakar. Desde entonces, las acusaciones sobre “conflicto de intereses” lo han perseguido a raíz de su participación en negocios en el mismo ámbito en que se desempeñaba como funcionario público y en asuntos que estaban bajo su directa supervisión.

En respuesta, Abubakar adujo que su participación en dicha empresa se limitó a la propiedad de las acciones (lo que permite la legislación nigeriana), y que no estuvo involucrado en el funcionamiento diario de la empresa. NICOTES más tarde cambió de nombre por INTELS y mantiene negocios en la industria petrolera de Nigeria y de otros países africanos.

En 2005, Abubaker fundó la Universidad Americana de Nigeria, en Yola, estado de Adamawa. Se trata de la primera universidad de estilo estadounidense del África Subsahariana.

Actualmente el imperio comercial de Abubakar incluye una planta de fabricación de agua mineral y bebidas a base de jugos de frutas, Adama Beverages Limited, en Yola, así como una fábrica de alimentos para animales elaborados por extrusión.

En 1998, Abubaker lanzó una oferta para la gobernación del estado de Adamawa en la plataforma del Partido Demócrata Popular. Ganó las elecciones de diciembre de 1998, pero antes de asumir el cargo, fue elegido por el candidato presidencial de su partido, el ex jefe de Estado Olusegun Obansanjo, como su candidato a la vicepresidencia. La fórmula Obansajo – Abubaker se impuso en los comicios presidenciales del 27 de febrero de 1999, con el 62,78% de los votos.

Abubaker asumió el cargo de Vicepresidente de Nigeria 29 de mayo de 1999. Al mismo tiempo, presidió el Consejo Nacional de Privatización, supervisando la venta de cientos de empresas públicas deficitarias y mal administradas.

Ese año, junto con el vicepresidente sudafricano Jacob Zuma, lanzó la Comisión Binacional Sudáfrica – Nigeria.

En 2006, Abubaker entró en conflicto con el presidente Olusegun Obasanjo, aparentemente como resultado de la intensión de este último de aspirar a un anticonstitucional tercer mandato.

Se presentó como candidato presidencial por el partido Congreso de Acción en las elecciones del 21 de abril de 2007, saliendo tercero con el 7% de los votos.

Abubaker tiene prohibido el ingreso a territorio de los Estados Unidos, desde 2017, por un escándalo de soborno internacional junto a Willian Jefferson y una de sus esposas, Jenifer Atiku Abubaker.

Los otros tres candidatos se disputarán el tercer lugar: ellos son Obiageli Ezekwesili, Kingsley Moghalu y Omoyole Sowere.  

La activista de derechos humanos Obiageli Ezekwesili de 55 años, ex ministro de Educación y  antigua vicepresidente del Banco Mundial, durante cinco años. Es también cofundadora del movimiento viral "Bring Back Our Girls" (Devolvednos a nuestras niñas) para la liberación de más de un centenar de chicas secuestradas por el grupo yihadista Boko Haram en 2014. Ezekwesili es candidata por el Partido del Congreso Aliado de Nigeria (ACPN).

Kingsley Chiedu Moghalu economista, abogado y político, ex funcionario de las Naciones Unidas y profesor de negocios internacionales y políticas públicas en la Escuela de Derecho y Diplomacia Fletcher de la Universidad Tufts.

Nació en la ciudad de Lagos en 1963 y pasó su primera infancia en Suiza y Washington, DC. Se licenció en Derecho en la Universidad de Nigeria, en Lagos, en 1986. En 1992, obtuvo una maestría en Economía Política Internacional en la Escuela de Derecho y Diplomacia Fletcher en la Universidad de Tufts, Boston, Estados Unidos. Más tarde, obtuvo un doctorado en Relaciones Internacionales en la London School of Economics and Political Science de la University of London.

Kingsley es el fundador de Sogato Strategies LLC y asesor principal del Foro de Instituciones Financieras y Monetarias. También se desempeño como editor colaborador del Central Banking Journal. En 2016, Moghalu fundó el Instituto para la Gobernanza y la Transformación Económica.

En 1992 se unió al personal de Naciones Unidas donde realizó una brillante carrera hasta que en 2008 renunció para fundar Sogato Strategies SA, una consultora de estrategia global y riesgo, en Ginebra.

El presidente nigeriano Umaru Yar’Adua nombro a Moghalu vicegobernador del Banco Central de Nigeria entre 2009 y 2010.

En febrero de 2018, Moghalu declaró su interés en postularse para la presidencia de Nigeria como candidato del partido Congreso de Acción Africana (AAC), que el mismo fundó.

El último de los postulantes es Omoyole Sowere. Se trata de un activista nigeriano de derechos humanos, luchador en favor de la democracia, fundador de la agencia de noticias en línea Sahara Reporters y candidato presidencial para el Congreso de Acción Africana.

Nació en el estado de Ondo, en el sureste de Nigeria, el 16 de febrero de 1971, en una familia de la tribu Ijaw Apoi. Nacido en el seno de un hogar polígamo que compartió con quince hermanos, en el delta del río Níger. Estudio geografía y planificación regional en la Universidad de Lagos. Su programa académico se extendió dos años más porque fue expulsado dos veces de los claustros por activismo político. Durante su etapa académica se desempeñó como presidente de la Unión de Estudiantes de la Universidad de Lagos. Tiene una maestría en Administración Pública en la Universidad de Columbia, Estados Unidos.

En 2006, fundó en una pequeña habitación de Manhattan, Sahara Reporters para luchar contra las prácticas corruptas e incorrectas del gobierno. La organización periodística es sostenida por donaciones de la Fundación Ford y la Fundación Omidyar. El medio no acepta anuncios ni apoyo financiero del gobierno de Nigeria.

Durante la campaña presidencial, después de recorrer muchos estados de Nigeria y visitar a notables como el Emir de Kano y Wole Soyinka, Sowore se embarcó en una gira de recaudación de fondos alrededor del mundo, incluyendo Australia, los Estados Unidos y el Reino Unido.

El próximo 16 de febrero los nigerianos determinarán cuál de los 73 políticos que compiten por la presidencia quien los gobernará en los próximos cuatro años. No obstante, si los se desarrollan con trasparencia, en orden y en paz, el verdadero triunfador será el pueblo nigeriano y por ende la democracia en África.

 

Autor: Adalberto Agozino

Dejanos tus comentarios