INTERNACIONAL
Martes, 15 de Enero de 2019 | Hace 8 meses

ELECCIONES EN EL CONGO. TODO CAMBIARA PARA QUE NADA CAMBIE

El 18 de enero la República Democrática del Congo tendrá su primera transferencia democrática y pacífica de gobierno en sus 59 años de vida independiente.

FELIX TSHISEKEDI

El dirigente opositor Félix Tshisekedi, de 55 años, hijo del fundador del partido Unión por el Progreso y el Desarrollo Social (UPDS), quién murió el 1° de febrero de 2016 a los 84 años, será el nuevo presidente de la República Democrática del Congo.

No obstante, el presidente saliente Joseph Kabila, tras 18 años en el poder, seguirá rigiendo los destinos del Congo mediante su control del Parlamento.

La República Democrática del Congo tiene un régimen de gobierno semi presidencialista donde el primer ministro es designado por el Parlamento.

Joseph Kabila, tras dejar la presidencia se convertirá automáticamente en senador vitalicio, su partido tiene mayoría absoluta en el Asamblea nacional e incluso podrá aspirar nuevamente a la presidencia en 2023.

Félix Tshisekedi, nacido en la ciudad de Kinshasa en 1963, nunca ejerció cargos públicos hasta el presente. Durante el régimen dictatorial de Mobutu Sese Seko, Tshisekedi, vivió en Bruselas donde curso estudios empresariales y de mercadotecnia.

Padre de cinco hijos, Tshisekedi siempre vivió bajo las directivas de su padre Étienne, un ex primer ministro de Mobutu que luego se convirtió en opositor.

Según los datos oficiales dados a conocer por la “Comission Électorale Nationale Indepéndante” (CENI), en las elecciones llevadas a cabo el domingo 30 de diciembre de 2018, Tshisekedi, al frente de la coalición “Dirección al Cambio”, triunfó con el 38% de los votos.

Segundo en las preferencias se ubicó, el también opositor Martín Fayulu de la coalición de partidos denominada “Lakuma”, con el 35%; seguido por el candidato oficialista el exministro Emmanuel Ramazani Shadary, con casi el 24% de los votos.

Para la implementación de elecciones en un territorio de casi la mitad de la Unión Europea, con caminos precarios, sin electricidad e infraestructura moderna, azolado por las milicias hutus y una epidemia de ébola, la CENI rechazó el apoyo de la MONUSCO (la misión de las Naciones Unidas para el Congo), no autorizó las misiones de observación de la Unión Europea ni del Centro Cartes. Además, el gobierno cortó los servicios de Internet desde el día de los comicios hasta 24 horas después de dar a conocer los resultados oficiales de la votación.

Al conocerse los datos del CENI, tanto el opositor Martín Fayulu como la Iglesia Católica que monitoreo la elección con 40.000 observadores voluntarios, denunciaron la existencia de fraude. Se produjeron algunas protestas e incidentes que ocasionaron seis muertos. Sin embargo, el gobierno y la CENI no dieron lugar a los reclamos opositores.

La CENI anunció también que de los quinientos diputados electos en estos comicios, la coalición Frente Común por el Congo (FCC) tiene 288 escaños, es decir, mayoría absoluta.

Si bien Tshisekedi será el nuevo presidente, Joseph Kabila continuará siendo el auténtico poder en las sombras.

Esto resultó evidente cuando el flamante presidente electo se apresuró a declarar: “Rindo homenaje al presidente Joseph Kabila. Hoy ya no tenemos que considerarlo como un adversario sino como un socio de la alternancia democrática en nuestro país.”

Tras 18 años de poder absoluto, donde ahogó cualquier expresión opositora con un puño de hierro, Joseph Kabila se ha enriquecido notablemente.

Kabila y su familia tienen intereses financieros en todos los sectores de la economía del país: minería, construcción, telecomunicaciones, compañías aéreas, agencias de viajes y hoteles, farmacias y hasta discotecas.

Controlan unas ochenta empresas y son propietarios de setecientos kilómetros cuadrados de las mejores tierras del país.

En 2016, cuando estalló el escándalo de los “Panama Papers”, se reveló que la hermana gemela y confidente del presidente, Jaynet, diputada en la Asamblea Nacional, era copropietaria de una de las principales empresas congoleñas de telecomunicaciones, “Digital Congo TV”, a través de empresas fantasmas en el exterior.

Con sólo dos de sus empresas familiares, los Kabila controlan licencias de exportación de diamantes a lo largo de 700 de los 2.500 kilómetros de la frontera común con Angola.

Pero, además, la esposa y los dos hijos de Kabila, junto a otros parientes, también tienen licencias de explotación de oro, cobalto, cobre y otros minerales.

Todo ello en un país rico en recursos minerales, habitado por noventa millones de personas, con un índice de desarrollo humano que lo sitúa en el puesto 168 entre 177 estados y un PBI per cápita de 501 dólares.

Un país donde la mitad de la población debe vivir con menos de dos dólares diarios, diez millones de personas viven en riesgo alimentario y 4,5 millones son de desplazados internos debido a la violencia y las pandemias.

Autor: Adalberto Agozino

Dejanos tus comentarios