INTERNACIONAL
Miercoles, 24 de Octubre de 2018 | Hace 3 semanas

MARRUECOS MOTOR INDUSTRIAL DE ÁFRICA

El complejo portuario e industrial de Tánger Med atrae cada vez mayores inversiones industriales, tecnológicas y productivas impulsando no sólo el desarrollo de Marruecos sino del África toda.

UNA UBICACIÓN ESTRATÉGICA

Marruecos, con la acertada conducción del Rey Mohamed VI, ha logrado consolidar un área de desarrollo industrial en el Norte de África con centro en el complejo portuario de Tánger Med.

La zona se ha convertido en un imán para las inversiones internacionales. Las empresas multinacionales se sientan atraídos hacia Tánger Med por su proximidad a las costas de la Unión Europea, su ubicación estratégica en la puerta de acceso al Mediterráneo, la disponibilidad de mano de obra capacitada a precio competitivo, la existencia de un sector local de pymes proveedoras de insumos y servicios a bajo costo, las facilidades fiscales y la estabilidad política que el reino alauí ofrece para atraer capitales.

EL COMPLEJO TÁNGER MED

El puerto de Tánger Med cuenta con instalaciones modernas, construidas a partir de 2004, situadas en la vertiente marroquí del Estrecho de Gibraltar, la segunda ruta marítima más frecuentada del mundo, empleada por cien mil barcos al año. Está situado a 45 kilómetros de la ciudad de Tánger y a tan sólo 20 kilómetros de la ciudad de Ceuta.

Se sitúa en una posición estratégica, en el punto más cercano entre África y Europa. Allí las costas de ambos continentes se encuentran separadas por tan sólo 14 kilómetros y el lugar constituye un área de tránsito obligatorio para las rutas marítimas que enlazan a Europa, África y América.

El puerto fue construido en la localidad de Oued Rmel, al norte de Marruecos, donde no existía un puerto precedente. El enclave fue elegido debido a su cercanía a las costas europeas que permiten a las cargas exportadas desde allí estar en Marsella o Barcelona en veinticuatro horas y en Shanghái en veintidós días.

La construcción fue llevada a cabo por la empresa pública marroquí Agence Spéciale Tanger Mediterranée (TMSA). El puerto se compone de dos terminales de contenedores, de una capacidad total de 3,5 millones piezas, una terminal de graneles, una estación marítima para pasajeros y una terminal para hidrocarburos.

La Terminal de Contenedores N° 1, fue concesionada a la empresa danesa APM Terminals, Maersk Line, que trasladó sus operaciones del puerto en la bahía de Algeciras a Tánger Med. La Terminal de Contenedores N° 2, fue concesionada al consorcio Eurogate-Contship/MSC/CMA-CGM.

El complejo portuario Tanger Med ha establecido acuerdos con cincuenta puertos mercantes del mundo con los cuales está unido por líneas semanales, habiendo heredado la mayor parte de los acuerdos del puerto Tánger ciudad.

Actualmente se está concluyendo al oeste una ampliación de las instalaciones conocida como Tánger Med II, que incrementa la capacidad del puerto con dos nuevas terminales de contenedores (las N° 3 y 4) de gran calado. Estas nuevas instalaciones ofrecerán una capacidad complementaria para operar hasta cinco millones más de contenedores, haciendo un total para el complejo de 8,5 millones.

La Terminal N° 3, con una capacidad de tres millones de contenedores, comprende 1.600 metros de muelles y 78 hectáreas de superficie libre. Fue concesionada a un grupo formado por Maersk Line, APM Terminals y Akwa Group. Pero, la totalidad de capacidad será absorbida por la naviera Maersk Line.

La Terminal N° 4, con una capacidad de más de dos millones de contenedores, comprende 1.200 metros de muelles y 54 hectáreas de superficie libre. Ha sido concesionada al operador marroquí Marsa Maroc. Esta terminal, de tipo público, podrá ser empleada por cualquier naviera.

La inversión inicial de Tánger Med tiene su origen en los fondos que Marruecos obtuvo de la venta de Maroc Telecom a la empresa francesa Vivendi con su proceso de privatización. Además, a través del Fondo de Inversiones Hassan II, dirigido a promover los sectores industriales y las nuevas tecnologías, se dieron los primeros pasos para la puesta en marcha del enclave portuario que, en 2017, operó cincuenta millones de toneladas de carga, incluidos cuatro millones de contenedores.

Cuando en 2019 finalicen las obras de su segunda fase, Tánger Med tendrá capacidad de recibir 8,5 millones de contenedores al año, más que cualquier puerto español o africano. En total habrá supuesto una inversión superior a los mil millones de euros, de los que una parte ha salido de bancos marroquíes o de fondos árabes, pero donde ha jugado un papel importante el Banco Europeo de Inversiones (BEI), con más de doscientos millones en préstamos.

El superpuerto, sin embargo, es solamente la punta de iceberg, la palanca de un proyecto mucho más ambicioso. La punta marroquí del Estrecho de Gibraltar es hoy un compendio consolidado de seis áreas industriales y logísticas al servicio de empresas exportadoras con vocación global.

Tanger Med Special Agency (TMSA) ha desarrollado dieciséis millones de metros cuadrados de suelo y tiene otros treinta millones en reserva. La primera fase de la zona franca esta al 100% de ocupación, al igual que la denominada “Tánger Automotive City”, dedicada a la industria auxiliar del automóvil. En Tetuán, la ocupación se ha desarrollado a un ritmo más lento, aunque el parque industrial está completo y el área dedicada a oficinas funciona al 50%.

La inversión conjunta, tanto privada como pública sumará más de ocho mil millones de euros, de los cuales tres mil millones provienen de compañías industriales. En total se han instalado más de setecientas empresas, tanto extranjeras como marroquíes, que han generado 65.000 empleos directos y mucho más indirectos. Estas empresas exportan por valor de 5.000 millones de euros al año. Firmas del sector aeronáutico, automotriz, textil e informático han encontrado espacio en alguno de los polígonos de la región.

Las empresas de las zonas francas están liberadas de pagar el impuesto de sociedades los cinco primeros años y apenas tributan el 8,75% durante los veinte ejercicios siguientes. La condición es que al menos el 90% de su producción debe estar dirigida al exterior.

Bajo esos requisitos empresas multinacionales como Renault, PSA Peugeot-Citröen, Delphi, Exco Automotive, Siemens-Gamesa, Yakazi, Mitsui Kinsoku, Furukawa, Decthlon o Lear Corporation se han instalado en las áreas libres de impuestos de la Tanger Automovile City.

Renault ha montado una planta de fabricación de automóviles (Dacia) que se proyecta hacia África, pero que actualmente tiene a Francia, España y Alemania como principal destino de sus exportaciones.

La de Tánger es la mayor de sus dos factorías (tiene otra más pequeña en Casablanca). Se inauguró en 2012 y ya casi está al borde de su capacidad. En conjunto, saldrán de las cadenas de producción de las dos factorías fue de 370.000 vehículos, en 2017, un 20% más que en 2016. Y más del 90% tiene como destino el mercado exterior. Todos estos automóviles se distribuyeron por el mundo a través de Tánger Med.

Esta previsto que en 2019 se sume al sector automovilístico marroquí la nueva planta de PSA-Peugeot en Kenitra, al norte de Rabat. La empresa francesa sacara su producción también por Tánger Med.

En diez años de actividad, Tánger Med se ha convertido en una puerta de materia de logística hacia África y en una base de exportación internacional.

Después del sector automotriz, los textiles se sitúan como el segundo proveedor de divisas del Reino de Marruecos gracias a sus exportaciones.

Poydesign Systems, la filial de la canadiense Exco Automotive, por ejemplo, factura unos cuarenta millones de euros y es proveedor de marcas como Ford, Jaguar, Citröen, Volkswagen y Volvo.

Polydesign recibe volantes para coches desnudos fabricados en Portugal, importa cuero certificado desde Alemania para cubrirlos manualmente y los exporta a las fábricas de Ford, en Almussafes, Valencia, o en Bonn.

Empresas y marcas textiles como Inditex, Mango, Zara, Amancio Ortega o El Corte Inglés tienen en las zonas francas de Tánger uno de los nodos de provisión de prendas. Hay cientos de pequeñas y medianas empresas y talleres instaladas en Tánger Med con miles de personas (muchas de ellas mujeres) cosiendo y tejiendo prendas para las marcas de estas cadenas de distribución. Estos productores suelen emplear el modelo “Fast Fashion” que permite cambiar patrones con rapidez y adaptarse a la demanda del consumidor. España y Francia son los principales destinos de exportación para esos productos marroquíes.

El nuevo entramado productivo se complementa con una ciudad que pretende expandir su esplendor cosmopolita como destino turístico. Tánger tiene todo los componentes para convertirse en una ciudad clave del Mediterráneo en los próximos años. Su aroma exótico, su carácter fronterizo, el olor a las especies del zoco de su medina. Sus hermosas playas al norte, al sur y en la propia ciudad han sido tradicionalmente un polo de atracción para el turismo internacional.

La urbe es uno de los destinos vacacionales preferidos por los marroquíes que emigraron a Europa y cada año regresan a su patria para descansar y visitar a sus familias.

En 2018, por ejemplo, la “Operación Marhaba”“Bienvenida” en árabe- arrojó muy buenos datos para el puerto de Tánger Med que recibió a 1.741.212 viajeros, 464.977 automóviles particulares y 4.390 micros de pasajeros.

La ciudad de Tánger ha realizado importantes inversiones en la reordenación y modernización de su fachada marítima con la construcción de “Tanja Marina Bay”, una marina urbana pendiente de la inauguración oficial con atraques para yates y zona de ocio que sirve de incentivo para la venta de apartamentos nuevos y reacondicionados en la primera línea de playa urbana, también remodelada con largo paseo marítimo ajardinado de más de tres kilómetros.

Está previsto que la ciudad sea terminal, a partir de 2019, de la primera línea de alta velocidad de Marruecos, que la conecta con Rabat, en primer lugar, y con Casablanca en el futuro. La obra, con un costo aproximado de 2.000 millones de euros, y el acondicionamiento de la nueva estación de Tánger está a cargo de la compañía francesa Cegelec (Grupo Vinci).

El trazado del tren de alta velocidad se adjudicó a la empresa francesa Alstom, que también suministró los trenes.

El proyecto de TGV marroquí es una inversión que dinamizará a toda la región norte del país, al descargar las rutas para el tráfico de mercancías hacia el puerto de Tánger Med.

CONCLUSIONES

El desarrollo del complejo portuario – industrial de Tánger Med sitúa al Reino de Marruecos como el país africano que mayores inversiones productivas cosecha y donde el proceso de desarrollo tecnológico e industrial se efectúa con mayor dinamismo.

Sin duda, Marrueco no sólo es la “locomotora” que impulsa al África del Norte, ha demostrado que las grandes empresas multinacionales del mundo le han asignado el rol de “puerta de África” situando en su territorio las plantas industriales e inversiones que les permitirán ingresar su producción al resto del continente africano.

El creciente protagonismo económico de Marruecos es visto con preocupación por sus rivales regionales que se sienten relegados en la competencia por el liderazgo del continente.

Al mismo tiempo, Marruecos se convierte cada día más para los países latinoamericanos en el socio estratégico necesario para acceder al mercado africano y para concretar la  tantas veces mencionada cooperación Sur – Sur.

 

 

Autor: Adalberto Agozino

Dejanos tus comentarios